Uncategorized

Mejor Irrigador Dental

¿Cuál es el mejor irrigador bucal del mercado?

La higiene dental no es algo que se tenga que tomar a la ligera, ir al dentista es algo que todos tenemos que hacer al menos una vez al año. Todos sabemos que hay que usar el cepillo de dientes todos los días y que es muy importante mantener la boca limpia para evitar problemas. Los dentistas suelen recomendar el uso de ciertos aparatos para ayudar en el proceso, como los irrigadores orales. Estos aparatos nos ayudan en la limpieza tal como lo haría un dentista, solamente que lo hacen estando en casa, no en una consulta. 

Por eso es tan importante elegir un buen irrigador que nos pueda proporcionar una limpieza profunda y de calidad. Hay miles de irrigadores de todo tipo, algunos incluso carísimos, por encima de los 200 o 300€, pero no nos tenemos que dejar ahuyentar por esos precios, porque hay algunos que son mucho más económicos e igual de buenos. Este es el motivo por el que me he decidido a hacer esta comparativa, ya que no he visto demasiada información sobre el tema, y lo considero de suma importancia para nuestra salud. A continuación os dejo los cinco irrigadores dentales en relación calidad-precio que he encontrado en Amazon. ¡No os lo perdáis!

Comparativa de los mejores irrigadores dentales

¿Qué irrigador oral comprar? Los 5 mejores en relación calidad/precio

¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar un irrigador bucal?

1. El tamaño del aparato

El tamaño que tenga el aparato es un detalle muy importante a tener en cuenta, puesto que va a estar en el baño y vamos a usarlo mínimamente una vez al día. Si es demasiado grande, nos estorbará y acabaremos guardándolo en alguna parte, y nos olvidaremos de usarlo. En cambio, si el tamaño es más bien pequeño o un tamaño medio, podremos dejarlo ahí y será un incentivo para usarlo. Además, según el tamaño del aparato, nos incluirá un depósito de agua de mayor o menor capacidad.

La comodidad y la limpieza que nos aporte dependerá mucho de este factor. Con esto no quiero decir que cuanto más grande sea el aparato mejor, sino que todo tiene que ser en la medida justa y tener las características que más nos vaya a favorecer a la hora de usarlo.

2. El depósito de agua

Que el irrigador tenga un buen depósito de agua es indispensable. Si es demasiado pequeño, nos quedaremos con la limpieza por la mitad y tendremos que parar a rellenarlo de agua. Esto nos resultará tan incómodo que incluso podemos acabar sin usar el producto con tal de no montar tanto lío.

Por eso, si el depósito es de más o menos medio litro, es suficiente para una limpieza en profundidad de la boca, y sin ir con prisas para que no se nos acabe el agua. Además, si es de presión regulable, tenemos que tener en cuenta que se nos acabará más o menos rápido el agua dependiendo del modo en el que esté. Obviamente, el tamaño del depósito de agua también dependerá del uso que le vayamos a dar, ya que si lo va a usar una sola persona, un depósito como bien he dicho, de medio litro, será suficiente.

3. La potencia del agua

La potencia con la que sale el agua es importante puesto que si no es regulable, puede ser demasiado fuerte para nosotros y acabar haciéndonos daño. Normalmente, la mayoría de irrigadores bucales son con presión regulable en mayor o en menor medida, así que solamente nos tendremos que preocupar de si es suficiente para nosotros o para los miembros de la familia que vayan a usarlo. Si hay niños, nos tenemos que asegurar que la presión sea lo suficientemente suave para no hacerles daño, puesto que si no es así, enseñarles a usar el irrigador y luego comenzar a inculcarles el hábito de usarlo todos los días será un drama en casa que posiblemente hará que acabemos dejándolo para otro momento.

4. El motor

Como he comentado en el punto anterior, el motor será un punto clave para calcular la potencia con la que saldrá el chorro de agua. Normalmente, los irrigadores de mesa que van enchufados a la corriente eléctrica suelen tener una potencia similar, suficiente para una limpieza en profundidad. Este punto será sobretodo importante si nos interesa más un irrigador a batería, portátil o de viaje, que sea transportable y que no vaya enchufado a la corriente, ya que la batería, normalmente, suele tener menos potencia que un motor.

A pesar de esto, la potencia de los motores eléctricos y de los motores a batería suelen ser bastante similares, así que no hay que preocuparse tampoco demasiado, simplemente tener en cuenta que una potencia baja de motor hará que el agua no salga con tanta presión.

5. Los recambios y las boquillas incluídas

Algunos irrigadores de los dientes traen boquillas de sobra como para que las use más de un miembro de la familia, o para que se usen de repuesto, y otros, sin embargo, traen solamente lo justo para que lo use una sola persona. Depende del uso que queramos darle al irrigador, nos convendrá más que nos incluya más cabezales de sobra. Además, si traen dos, tres o incluso cuatro cabezales de sobra para toda la familia, suelen ser de diferentes colores, para evitar confusiones y garantizar una higiene máxima tanto por la limpieza bucal como por los instrumentos. Si tenemos en cuenta también las funciones que le daremos al aparato, veremos que algunos traen instrumentos para limpieza de ortodoncias o de implantes dentales, e incluso limpieza de fosas nasales o manchas de los dientes.

Source link

También te puede interesar

Daniel Martínez
Daniel Martínez
Como recién graduado, me encantaría poder entrar a formar parte de una empresa en la que poder aplicar todos mis conocimientos y, al mismo tiempo, que me permita desarrollarme profesionalmente. Gracias a mi formación especializada, considero que puedo aportar valor y seguir desarrollándome profesionalmente en una compañía que coincida con mis valores y expectativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba